domingo, 15 de marzo de 2009

11:00 pm

Ya escondido el sol, todo pasaba a estar en calma. Los perros del vecino no ladraban, los niños ya entraron a sus casas, las aves no cantaban. Todo estaba en calma. Luego de darle de cenar a sus hijos, procuro que se durmieran a las 10:00 pm, como siempre lo hacían. Apagada la luz del cuarto, cambió lentamente sus vestimentas. El traje de su boda aún le quedaba. A las 10:30 había entrado a ver el cuadro del recibidor. Su esposa lucía un vestido de seda verde, tal cual una ninfa pareciese.

A las 10:55, se sentó en el sillón, frente al cuadro
10:56, metió su mano al bolsillo de su chaqueta
10:57, sacó su pistola
10: 58, pensando en que faltaba poco para ver a su amada, juntó el cañón a su sien.
10:59, puso el dedo en el gatillo

Y a las 11:00 en punto, las campanas acompañaron sonido del reencuentro.

1 comentario:

Catalina García dijo...

o.o

yyy.. mmm q paso???
se mato? o.o

xD

emmm kiero mi link en tu blog!

acuerdate T.T

besos

bye~